Su Hotel de Lujo en Ainsa

Entorno: Ainsa, El Sobrarbe, Ordesa, Sierra de Guara, Parque Posets Maladeta, ...

La comarca del Sobrarbe se sitúa en los Pirineos Centrales, limitada por el Parque Nacional de Ordesa, Monte Perdido y Cañón de Añisclo, y por dos Parques Naturales, el de la Sierra y Cañones de Guara y el Parque Natural Posets Maladeta.

Su estratégica situación hace que este legendario territorio destaque por su gran riqueza natural que, junto a los importantes vestigios culturales que el hombre ha dejado con el paso del tiempo como iglesias y castillos medievales, origina que esta comarca sea una de las más visitadas de la provincia de Huesca.

La comarca de Sobrarbe comprende la cuenca hidrográfica del río Ara y la superior del Cinca, desde su nacimiento en el valle de Pineta hasta el pueblo de Abizanda. En la confluencia de estos dos ríos se sitúa la capital de la comarca: Aínsa. Son estos dos ríos los que dividen la comarca de Sobrarbe en dos valles bien diferenciados: el Valle del Ara cuyas localidades principales son Boltaña, Broto y Torla; y el Valle del Cinca en el que destacan localidades como Valle de Chistau, Bielsa, Tella, Escalona, Lafortunada...y su capital Ainsa.

La proximidad geográfica con el vecino país, Francia, permite a los amantes del deporte blanco, disfrutar de la mejor nieve en las pista de esquí de Piau Engaly y Saint Lary Soulan que se encuentran a tan solo 40 km. de Aínsa.

De origen muy antiguo, la villa de Aínsa aún conserva entre sus muros de piedra y granito todo el encanto de los edificios de estilo medieval. Sus calles estrechas y antiguas hacen de Aínsa una ciudad llena de misterio. Como capital de la comarca, no está privada de nada y por su posición es una villa muy recomendable para las vacaciones ya que está relativamente cerca de otros conocidos lugares del Pirineo aragonés.

Un tranquilo paseo por las viejas calles empedradas de Aínsa, permite al visitante disfrutar de la extraordinaria belleza de un ámbito que destaca por su marcado ambiente medieval. El castillo, la muralla y las puertas, la plaza porticada, la iglesia de Santa Maria, o las fachadas de Casa Arnal y Casa Bielsa, son un buen ejemplo de la recia personalidad de esta villa, declarada Conjunto Artístico-Histórico en 1965.